MINUSTAH
Boletin No. 9



MISIÓN DE ESTABILICACIÓN DE LAS NACIONES UNIDAS EN HAITÍ

La participación de las Naciones Unidas en Haití comenzó en febrero de 1993 cuando se desplegó la operación conjunta de las Naciones Unidas y la Organización de los Estados Americanos (OEA) en Haití. En septiembre de 1993, el Consejo de Seguridad estableció la primera operación de mantenimiento de la paz de las Naciones Unidas en el país: la Misión de las Naciones Unidas en Haití (UNMIH). Sin embargo, debido a la falta de cooperación de las autoridades militares haitianas, la UNMIH no pudo ser desplegada plenamente en ese momento para llevar a cabo su mandato.

En julio de 1994, el Consejo de Seguridad autorizó el despliegue de una fuerza multinacional de 20.000 hombres para facilitar el pronto regreso de las autoridades legítimas, mantener un entorno seguro y estable en el país y promover el imperio de la ley. La fuerza multinacional fue seguida de otras misiones de las Naciones Unidas de 1994 a 2001, incluida la UNMIH que asumió sus funciones plenamente en marzo de 1995, la Misión de Apoyo de las Naciones Unidas en Haití (UNSMIH), la Misión de Transición de las Naciones Unidas en Haití (UNTMIH) y la Misión de Policía de las Naciones Unidas en Haití (MIPONUH).

En las elecciones presidenciales y parlamentarias de 2000, el Presidente Jean-Bertrand Aristide y su partido Fanmi Lavalas reivindicaron la victoria cuando el número de votantes apenas sobrepasó el 10% del electorado. La oposición, así como miembros de la comunidad internacional, impugnaron los resultados y acusaron al Gobierno de manipularlos. Después, se interrumpió el diálogo entre el Gobierno y la oposición. Para fines de 2003, un movimiento de oposición recién constituido, que comprendía partidos políticos y elementos de la sociedad civil y del sector privado, exigía la dimisión del Presidente. La Comunidad del Caribe (CARICOM) se ofreció como mediadora y, el 31 de enero de 2004, presentó un Plan de Acción Previo, seguido en febrero de un plan de aplicación elaborado por el Grupo de los Seis, en el que participaron las Bahamas por el CARICOM, el Canadá, los Estados Unidos, Francia, la OEA y la Unión Europea. El Presidente Aristide aceptó ambos planes. En el Plan de Acción Previo se proponían reformas importantes, incluido un nuevo consejo de ministros, permitiendo al mismo tiempo que el Presidente Aristide terminara su mandato. No obstante, la oposición se negó a apoyar el plan. Posteriormente, la CARICOM y la OEA encabezaron varias iniciativas diplomáticas para superar la parálisis política y evitar que la crisis política siguiera empeorando.

A principios de febrero de 2004, estalló un conflicto armado en la ciudad de Gonaives y los días siguientes el conflicto se propagó a otras ciudades. Poco a poco, los insurrectos se hicieron con el control de gran parte de la región septentrional del país. Pese a las gestiones diplomáticas, la oposición armada amenazó con entrar en la capital. A primeras horas del 29 de febrero, el Sr. Aristide abandonó el país. El Primer Ministro, Yvon Neptuno, dio lectura a su carta de dimisión. A las pocas horas, Boniface Alexandre, Presidente de la Corte Suprema , juró el cargo de Presidente interino, de conformidad con las normas constitucionales sobre la sucesión. El 29 de febrero por la tarde, el Representante Permanente de Haití ante las Naciones Unidas presentó la solicitud de asistencia del Presidente interino, en la que éste autorizaba la entrada de tropas en Haití. Atendiendo a esa solicitud, el Consejo aprobó la resolución 1529 (2004) en que autorizaba el despliegue de la Fuerza Multinacional Provisional (FMP) y declaraba su disposición a establecer una fuerza de estabilización y seguimiento de las Naciones Unidas para apoyar la continuación del proceso político pacífico y constitucional y a mantener un entorno seguro y estable. La FMP inició inmediatamente su despliegue a Haití, como se había autorizado en la resolución.

Al presentar su informe al Consejo de Seguridad el 16 de abril de 2004, el Secretario General de las Naciones Unidas celebró el Pacto que "ha unido a muchos dirigentes haitianos de distintas partes de la sociedad a fin de trazar el camino a seguir durante la transición." Dijo que, sin embargo, no todos los grandes movimientos políticos habían participado en él, como podrían haber hecho, y que todos los haitianos deberían tener, y aprovechar, la ocasión de participar significativamente en un diálogo nacional amplio.

De conformidad con lo previsto en la resolución 1529 (2004) del Consejo de Seguridad y sobre la base de las conclusiones del equipo multidisciplinario de evaluación que visitó el país en marzo de 2004, el Secretario General recomendó el establecimiento de una operación de estabilización pluridimensional, que se denominará Misión de Estabilización de las Naciones Unidas en Haití (MINUSTAH).

Atendiendo a las recomendaciones del Secretario General, el 30 de abril de 2004 el Consejo de Seguridad aprobó la resolución 1542, en que se estableció la MINUSTAH por un período inicial de seis meses y pidió que la autoridad de la FMP fuera traspasada a la MINUSTAH el 1º de junio de 2004.

Se prorroga el mandato de la Misión de Estabilización de las Naciones Unidas en Haití (MINUSTAH)

En el informe sobre la situación en Haití el 18 de noviembre de 2004 ( S/2004/908 ), poco antes de la expiración del mandato de la Misión de Estabilización de las Naciones Unidas en Haití (MINUSTAH) el 30 de noviembre de 2004, el Secretario General describió los progresos alcanzados en el despliegue de la MINUSTAH desde que fuera establecida el 30 de abril. En vista del calendario de las elecciones, previstas para celebrarse en 2005, y con la posibilidad de transferirlo al Presidente que fuera elegido el 7 de febrero de 2006, el Secretario General recomendó al Consejo que prorrogara el mandato de la Misión por un período de 18 meses, el cual se extendería entonces hasta el 31 de mayo de 2006 e incluiría algunas modificaciones en su estructura general.

El Secretario General anunció en su informe que todavía no era el momento oportuno de realizar una revisión a fondo de la estructura general de la MINUSTAH porque el despliegue de la Misión no había concluido, los procesos políticos se encontraban todavía en las etapas iniciales y la situación en Haití seguía siendo incierta. No obstante, podrían efectuarse varias modificaciones en la actual estructura general de la Misión que le permitieran cumplir mejor su mandato en esta etapa.

SE REFUERZA TEMPORALMENTE LA MINUSTAH

En otro de sus informes sobre la MINUSTAH de fecha 13 de mayo de 2005, el Secretario General declaró que a lo largo de los últimos meses, la MINUSTAH había logrado progresos en la creación de un entorno en que pudiera desarrollarse la transición política. No obstante, esos progresos seguían siendo precarios y habría problemas importantes que afrontar a medida que la transición política entre en una etapa decisiva. Era fundamental que el Gobierno de Transición reforzara su labor de divulgación para ganarse la confianza y el apoyo de la población.

De conformidad con el informe del Secretario General, había habido indicios de mejoría en la situación de seguridad tras el éxito de las operaciones de la MINUSTAH y la policía nacional destinadas a frenar y reducir las actividades de los grupos armados ilegales. Era preciso mantener esa labor a fin de eliminar las posibles amenazas contra el próximo proceso electoral.

A través de la resolución de 1608 de 22 de junio de 2005, el Consejo de Seguridad prorrogó el mandato de la MINUSTAH hasta el 15 de febreo de 2006 y expresó su apoyo a las propuestas del Secretario General de reforzar temporalmente la Misión para facilitar la transcicion política del país.

Actuando en virtud del Capítulo VII de la Carta de las Naciones Unidas, el Consejo apoyó un aumento temporal de 750 efectivos en las fuerzas militares actualmente autorizadas de la MINUSTAH durante el período electoral y la ulterior transición política a fin de establecer una fuerza de reacción rápida en Haití que ofrezca una mayor seguridad, especialmente en Puerto Príncipe y sus alrededores. (Las elecciones locales están previstas para el 9 de octubre, así como la primera ronda de las elecciones de 13 de noviembre a la Presidencia y al Parlamento).

El Consejo pidió también al Secretario General que le comunicara el plan general para la celebración satisfactoria de las elecciones en Haití, con inclusión de la inscripción de votantes, la seguridad, la logística, la educación cívica, la observación e información detallada sobre el presupuesto. Exhortó a las autoridades de Haití a que aumentaran y aceleraran las diligencias para preparar las elecciones y asegurarse de que se celebraran sin tropiezos; e instó a los donantes internacionales a que proporcionaran los recursos necesarios para apoyar el proceso electoral.

ESTADO DE FUERZA

Misión de Estabilización de las Naciones Unidas en Haití (MINUSTAH)

El 14 de enero 2010 viajó hacia la República de Haití un contingente de la UHR (Unidad Humanitaria y de Rescate) para apoyar a la población haitiana por el terremoto que devastó el país.