Reservas Militares de la República

Coronel de Infantería DEM.
EDUARDO ARTURO ALCONERO MALDONADO
Comandante de Reservas Militares de la República

Es un honor dirigirme a los visitantes de esta página Web y manifestarles mi complacencia por estar al frente de este comando especial, cuya historia data a partir del 10 de Septiembre de 1954, durante la gestión gubernamental del Coronel Carlos Castillo Armas, mediante el Decreto No. 79, en el cual se estableció el departamento de Organización, Instrucción y Adiestramiento de las veintidós Comandancias de Reservas Militares Departamentales.

Es necesario, a la población en general, darle a conocer que este comando tiene una misión muy importante para la Nación, dado que es el responsable de preparar a todos aquellos ciudadanos que poseen un sentimiento patriótico y la fuerza de voluntad de cumplir con un deber cívico hacia la patria; puesto que, se incorporan al entrenamiento especial impartido en las diferentes comandancias de Reservas Militares Departamentales.

La reserva de un país la constituyen todos los ciudadanos hombres y mujeres, prestos a servir en situaciones de emergencia, desastre, calamidad pública y en caso extremo de defensa de la Nación. En la actualidad, estos ciudadanos además de recibir entrenamiento militar, reciben adiestramiento en los ámbitos de Defensa Civil y Gestión de Riesgos, para apoyar a la población en caso de desastres naturales o antropogénicos; así mismo, participan activamente en sus comunidades, en apoyo a otras instituciones que lo requieren tales como salud, educación, medio ambiente, cultura y deportes, incluso en algunas actividades de apoyo religioso.

El personal de Reservas Militares siempre está presente en apoyo a la población e instituciones gubernamentales; en lo referente a la ayuda a la población se puede citar actividades de descombramientos, búsqueda y rescate, primeros auxilios, evacuación de heridos, evaluación de daños, implementación y activación de albergues, centros de acopio y entrega de víveres en terremotos, tormentas, huracanes y erupciones volcánicas; en cuanto al apoyo a las instituciones gubernamentales; cabe mencionar, campañas de deschatarrización para la erradicación del dengue o chikungunya, reforestación, distribución de alimentos, limpieza y ornato de calles y avenidas municipales.

Quiero por este medio, invitar a todos los ciudadanos guatemaltecos comprendidos entre las edades de 18 a 30 años, que no han prestado servicio cívico militar y no quieran estar en la fuerza permanente, para que sean partícipes y se incorporen a las filas de reservas militares existentes en todo el país, las cuales con esmero, dedicación y voluntad están dispuestas a abrigarlos dentro su organización y de esta manera ser parte de la reserva Disponible, Movilizable y Territorial de la Nación y con ello contribuir a salvaguardar nuestras fronteras de cualquier amenaza y servir a la población en caso de desastres naturales y/o antropogénicos.

Finalmente, hago manifiesto que las Reservas Militares son las herramientas del Estado, más inmediatas para ser empleadas en cualquier emergencia; por lo que, servir en ellas, es un honor y un compromiso que solo aquellos ciudadanos guatemaltecos, hombres y mujeres, con alto espíritu de servicio y amor patrio pueden cumplir.